CLAVÍCULAS POR CURVAS

Era la chica extraterrestre, Gemma Ward… Más de  siete años seguidos como portada en las revistas del lujo, y hoy por hoy, desvanecida. De las clavículas a unas curvas no tan “curvas”. Los diseñadores, pasan desapercibidos ante ella, y la miran por debajo del hombro por varios kilos de más. Ella ya ha hecho su juramento y ha preferido dejar la prepotencia de la moda, y mirar hacia Hollywood.

gemma ward emma de lara complotmoda
GEMMA WARD la número 1

Su cara era inmortalizada por los fotógrafos en busca de esa nueva generación de niñas con caras de otro mundo. Pero su vida cambiaba a partir del año 2007, y todo comenzó a ir en declive… Gemma, había cambiado. Más volumen, más pómulos, y el aspecto tísico que había tenido durante seis años seguidos se recomponía con más cuerpo. Las clavículas eran invisibles, las caderas estaban más rellenas y su linda cara era lo único que se mantenía.

Gemma Ward para la revista VOGUE en 2007

Vogue, Glamour, Nylon Tv, y Elle, especulaban su cambio radical, ¿Merecía la pena seguir con ella? Estaba claro que no. Este mundo requiere huesos al desnudo, y Gemma ya no los tenía. Ella decidió bajar de la luna, y ver la realidad. ¿Dónde iba con un cuerpo de niña de 14 cuando tenia 20 años?

Gemma Ward para la revista ELLE en el 2006

Así fue su crítica, de una prensa a otra y etiquetada de gorda. Poco a poco su nombre fue tachado, y pasaba a último lugar en las pasarelas, pero se convertía en el primero en la lista de rumores de los periódicos. Ya no quedaba nada de aquella hipnótica modelo, guapa, única y sobretodo angelical.

último desfile y rechazada por varios kilos de "más"

Ella dio puerta a la moda y abría una nueva en el cine. Se juntará con Johny Deep para el estreno el 20 de mayo de 2011 para “Piratas del Caribe 4: En costas extrañas”, y volverá a vivir una nueva experiencia, esta vez en la alfombra roja y con un guión entre las manos. Ella fue descubierta de público en un programa de televisión a los 15 años… Quién le diría, que su  primera experiencia, quizás siempre había sido su destino.

 

Emma de Lara

Anuncios