¿QUÉ AMABA WILLIAM KLEIN?

Era la generación de los fotógrafos, los gritos vivos que ahogaban el silencio de una realidad oculta al mundo, pero presente en la gran ciudad de Nueva York. Así se manifestaba el fotógrafo William klein. Era el bufón, el comodín de la baraja del póquer. 

Tomaba sus imágenes con una actitud inconformista, pero siempre con un significado: La frustación de lo que ocurría en su entorno. Le gustaba buscar aquello improvisado, la sorpresa de un rebelde en acción siempre con la cámara en mano. 

NY: William klein, 2009
NY (Catlwalk Backstage) : William Klein, 2009

Mostrar al público la raíz y el sentido de la ajetreosa vida en la ciudad, y las pesadillas, que sin caza sueños, se sueñan en el subconsciente  todas las noches. William klein tenía su técnica.

ISSUE by William Klein, 1960

El desenfoque, los accidentes en primer plano, el flash siempre a punto y el ojo en alerta. La revista Vogue se interesó por el mágnifico trabajo de Klein, pero una vez acabada la edición, siempre la Editorial Condé Nast, se echaba para atrás.

VOGUE cover May, 1963

No era capaz de publicar aquella colección fotográfica, salvo que no fuera “Glamurosa”Era un amante de la captación callejera, incluso el cine cincuenta años después ha buscado incansablemente sus imágenes que proyectaban esa violencia que se resguardaban en las calles de Manhattan. 

NUEVA YORK, 1955 “Skyline” by William klein

Ahora en el mes de octubre la Tate Modern dedicará una colección de su retrospectiva, junto al fotógrafo japonés Daido Moriyama, de aquellos caminos incansables que han recorrido entre la ciudad de la “Gran manzana” y Tokio. Su esencia vuelve a renacer, juzguen ustedes mismos, adelante.

Emma de Lara

Anuncios