CIGARETTE CATWALK

Así nos abría el desfile de Marc Jacobs, la adicta: Kate Moss. Vestimenta de mujer fatal con una mirada desenfadada y el prohibido cigarro en la mano derecha. Así aireando al resto de los espectadores sin prescindir de su irremediable vicio. Ella fue la excepción otra vez más para este gran diseñador, en la pasarela de Nueva York. 

KATE MOSS, desfile Marc Jacobs

Kate Moss, es la diva de todas las revistas, campañas de publicidad y la musa de Mario Testino.En esta última apuesta por Marc jacobs, ella ha sabido sacar sus armas de mujer agresiva, misteriosa y el encanto a las cámaras de televisión. Se encendió el cigarrillo sin ningún pudor. 

La noticia ha sobrepasado la ley antitabaco que tenemos en España. Es evidente que después de todas las regulaciones que se habían hecho hasta ahora, para evitar dichas imágenes con cigarros. En este caso, los andares de la modelo con dicha prohibición sí que se han emitido. ¿Por qué?

Ha enamorada durante más de ocho años a los grandes diseñadores, e incluso ser la imagen de la cadena de ropa Topshop. Es un personaje público. Pero no de la Casa Real, ni del Gobierno, ni del mundo del cine.

¿Qué ocurre? Kate Moss, aunque no pertenezca a ninguno de los tres rangos, la moda tiene el perfil suficiente para mostrar y lucir lo que les viene en gana. Como si quieren beber alcohol o fumar marihuana mientras desfilan, nadie se lo puede prohibir a este mundo del lujo escarchado de dinero.

Emma de Lara

Anuncios